REM Phase

19.90

Para problemas de descanso, REM Phase, en cápsulas.

El tridente del descanso con gaba, magnesio y melatonina.

Descripción

DESCRIPCIÓN

Un producto 100% natural que te que ayuda a conseguir un descanso óptimo gracias a sus ingredientes:

– Gaba (ácido gamma-aminobutírico) es el principal neurotransmisor inhibidor del sistema nervioso central. Tiene un papel decisivo en el buen humor, reducir la ansiedad y promover un sueño profundo. Una alternativa muy interesante para aquellos que quieran controlar casos leves de ansiedad, sin tener que recurrir a medicaciones más agresivas.

– Magnesio, involucrado en más de 300 reacciones enzimáticas, indispensable para un buen balance físico y mental. Además ayuda a la deficiencia de este mineral

– Melatonina, hormona producida por la glándula pineal que la usa para informar al cerebro de si es de noche o de día, y por tanto si es hora de dormir o de estar activo. Con ello sincroniza el reloj biológico y marca los cambios de la actividad metabólica, además desempeña un efecto anti-estrés, facilita la recuperación nocturna, estimula el sistema inmunológico, y su acción antioxidante, protege al organismo de los radicales libres.

 

REM Phase también contiene zinc y vitamina B6 logrando una fórmula que además de optimizar el sueño, compensará posibles carencias de zinc, que a menudo están relacionadas con niveles bajos de testosterona, y un regulador del sistema nervioso como es la vitamina B6.

 

MODO DE EMPLEO

Tomar 4 cápsulas con agua una hora antes de ir a dormir

 

INGREDIENTES

Magnesio aspartato, gaba, zinc aspartato, piridoxina (vitamina b6) melatonina, gelatina; dióxido de silicio; antiaglomerante (estearato de magnesio)

 

GUIA COMPLETA PARA LA MEJORA DEL DESCANSO

Por Victor Picazo (NUTRIVIC)

 

Desde siempre en el ámbito del deporte se ha dicho que el descanso es fundamental para una buena recuperación. En los últimos años, se han llevado a cabo numerosos estudios sobre la relación del sueño y los diferentes sistemas hormonales, llegando a conclusiones sorprendentes en muchos casos, que no han hecho más que añadir argumentos para que todos (deportistas y no tan deportistas) tomemos consciencia de que debe ser una prioridad en nuestros hábitos. La paradoja se encuentra en que cada vez resulta más difícil llevarlo a cabo, en una sociedad donde en muchos casos el consumo de bebidas cafeinadas supera al del agua, y en donde el estrés y las pantallas alteran los ciclos del cortisol o la segregación de melatonina.

Afortunadamente, para poder compensar el estrés, los efectos de la cafeína, y otros menesteres, tenemos a nuestro alcance algunos recursos tanto a nivel de costumbres, como de dieta o suplementación.

Sobra decir que el primer paso sería la reducción del consumo de cafeína, en cualquiera de sus formas. De todos es sabida la gran ayuda de ésta para aumentar el rendimiento tanto en deportes de fuerza como los de resistencia, pero su uso se debería reservar únicamente para antes de este tipo de entrenos, beneficiándonos así de tener los receptores más sensibles a esta sustancia. Otro factor decisivo, sería el dejar de lado el uso de cualquier tipo de pantalla al menos una hora antes de ir a dormir. Las pantallas de ordenadores, tablets, móviles y similares, emiten lo que se denomina luz azul, que limita la producción de melatonina, la hormona encargada de inducir el sueño. El realizar entrenos a última hora también seria contraproducente para un buen descanso, debido al aumento que conlleva del cortisol, la hormona que nos despierta por la mañana y nos mantiene alerta.

Por lo que respecta a la dieta, una buena forma de compensar el cortisol, y a la vez de generar serotonina (una hormona con efecto calmante) seria añadir una fuente de carbohidratos complejos en la cena, que además nos ayudarán a recuperarnos del entrenamiento si ha sido a última hora.

Aunque estemos realizando una dieta baja en carbohidratos, sería una buena opción el reservarlos para este momento.

En lo relativo a suplementación, tenemos tres grandes aliados a la hora de regular el sueño: el magnesio, el GABA, y la melatonina.

El MAGNESIO es ahora mismo el mineral más estudiado y de más relevancia a nivel de salud en general. Está involucrado en más de 300 reacciones enzimáticas, y es indispensable para un buen balance físico y mental. Su deficiencia puede acarrear consecuencias muy negativas, como ansiedad y depresión, hiperactividad, diabetes, calambres musculares, temblores, problemas cardiovasculares, hipertensión, osteoporosis, estrés… En el caso de atletas, se debe tener en cuenta que hay una pérdida importante por la sudoración y cabe destacar además, que en situaciones de estrés, el cuerpo puede llegar a perder hasta 200mg por día de magnesio, con lo cual es el pez que se muerde la cola. Si a eso añadimos que determinados fármacos (como antibióticos, anti-inflamatorios, anticonceptivos orales, o antiácidos) interfieren en su absorción o directamente hacen que se elimine por la orina, no es de extrañar que la mayoría de la población tenga deficiencias importantes de este mineral. La manera más eficiente de conseguirlo mediante la dieta es aumentando la ingesta de verduras de hoja verde oscura, frutos secos y semillas, legumbres y algunos cereales integrales.

Teniendo en cuenta lo dicho hasta ahora, no es difícil llegar a la conclusión de que lo mejor es suplementar la dieta con un aporte extra de este mineral. En el caso de la suplementación con magnesio, es de suma importancia la materia prima que utilizamos, ya que en el mercado hay diferentes tipos en función de su pureza y características químicas, estando en juego el que nuestro cuerpo acabe absorbiendo más o menos cantidad de él. Por lo que respecta al sueño y descanso, el magnesio nos aportará un descenso de la actividad del nervio simpático, reduciendo de una manera eficiente el estrés.

GABA (ácido gamma-aminobutírico) es el principal neurotransmisor inhibidor del sistema nervioso central. Tiene un papel decisivo en el buen humor, reducir la ansiedad, y promover un sueño profundo. Es una alternativa muy interesante para todos aquellos que quieran controlar casos leves de ansiedad, sin tener que recurrir a medicaciones más agresivas.

La MELATONINA es una hormona producida por la glándula pineal. La secreción de melatonina se ve inhibida en presencia de luz, y se incrementa con la oscuridad, siendo el mayor pico de producción ocurre entre las 2 y las 5 de la madrugada. La glándula pineal usa la melatonina para informar al cerebro de si es de noche o de día, y por tanto si es hora de dormir o de estar activo. Con ello sincroniza nuestro reloj biológico y marca los cambios de nuestra actividad metabólica, además desempeña un efecto anti-estrés, facilita la recuperación nocturna, estimula el sistema inmunológico, y su acción antioxidante, protege al organismo de los radicales libres. Alteraciones en la producción de esta hormona, pueden causar trastornos del sueño y el humor, y cansancio. A medida que pasan los años, la producción de melatonina desciende, siendo menos patente la diferencia entre día y noche, teniendo como consecuencia en muchos casos el insomnio.

La solución: REM Phase

Presentamos un producto que combina los tres ingredientes hasta ahora mencionados, e incluso alguno más para optimizar la fórmula. Además del magnesio, el GABA y la melatonina, se han añadido a la fórmula Zinc y vitamina B6, obteniendo de esta manera una fórmula que además de optimizar el sueño, compensará posibles carencias de zinc, que a menudo están relacionadas con niveles bajos de testosterona, y un regulador del sistema nervioso como es la vitamina B6.

Cada uno de los componentes se ha añadido en las proporciones adecuadas para que actúen con la mayor eficacia, sin el riesgo de efectos secundarios que pueden conllevar otros suplementos para mejorar el sueño.

Fullgas siempre se ha caracterizado por una minuciosa selección de las materias primas que utiliza en sus productos, y en este caso no podía ser diferente. En el caso del magnesio por ejemplo, se ha utilizado en forma de aspartato, que aporta una mayor absorción que otras formas más económicas como el óxido o el citrato, y que no produce trastornos intestinales.

El resultado es un producto innovador en el mercado, ya que hasta ahora no habían formulas similares que aportaran un combinado específico para el fin que buscamos, la mejora del sueño y el descanso.

Entre otras muchas cosas, el mejorar la calidad y duración del sueño nos aportará:

– Mayor recuperación muscular y del sistema nervioso a nivel deportivo

– Descenso de la ansiedad por alimentos dulces y sensación de hambre en general (1)

– Aumento de la pérdida de grasa en situaciones de dieta y ejercicio con ese fin (1) (2)

– Aumento de la producción de testosterona y hormona de crecimiento

– Aumento de la sensibilidad insulínica y regulación del cortisol (3)

– Mejora del sistema cardiovascular y de la presión sanguínea

– Mejora del sistema inmunológico

 

Víctor Picazo

Experto en nutrición y suplementación deportiva por la IFBB

Practicante de BioPrint

1) Chaput, J., et al. Sleeping Habits Predict the Magnitude of fat Loss in Adults Exposed to Moderate Calorie Restriction. Obesity Facts. 2012. 5(4), 561-566.

2) Lindseth, G., et al. Nutritional Effects on Sleep. Western Journal of Nursing Research. August 2011. Published Ahead of Print.

3) Leproult, R., & Van Cauter, E. (2010). Role of Sleep and Sleep Loss In Hormonal Release and Metabolism. Endocr Dev. 2010;17:11-21